Sanando con creatividad y el ADHD

Mi (auto)diagnóstico de Déficit de Atención con Hiperactividad (ADHD) ha afectado todas las áreas de mi vida. Procrastinación es casi mi apellido y Distracción mi segundo nombre, así que me tomó mucho tiempo comenzar un blog. Sin embargo, no podía posponerlo más. Esta condición también provoca ciertos efectos secundarios en mí. Estos particulares efectos fueron responsables de la creación de esta página.

© Johanna Goodyear | Dreamstime Stock Photos

© Johanna Goodyear | Dreamstime Stock Photos

 Efectos secundarios del ADHD:

 

  • Aprendo de forma diferente

    Las lecciones que han marcado mi vida, en su mayoría, no fueron recibidas en salones de clases, sino por medio de novelas, obras de teatro, películas, canciones… ¿Pueden creer que el último libro de Harry Potter mejoró mi relación con Dios? ¿O que una entrevista con Triple H, un luchador, cambió mi forma de ver la vida? Busco compartir en este blog las lecciones que he aprendido, las respuestas que he recibido y las preguntas que me han creado diversas manifestaciones del arte. Creo que el arte es una herramienta universal para encontrar sanidad. Creo que el arte es una herramienta universal para encontrar sanidad. -Hommy González Click To Tweet

 

  • Creatividad fuera de control

    Lado bueno: muchas ideas para escribir. Lado malo: tres días completos en decidir cuál idea usar. No solo consumo el arte; me gusta aportar creando algo. Amo escribir. Escribí el libro Sanando con creatividad al comenzar esta página. Ese libro entrelaza fragmentos de una novela corta con ideas creativas y prácticas para ayudarnos en el proceso de sanidad. En esta página, compartiré cuentos, ensayos y otras formas creativas de transmitir un mensaje de crecimiento y sanidad.

 

  • Cuando me enfoco en algo, nada me aparta de allí

    Este fenómeno es conocido como hyperfocus (hiperconcentración). Es la razón por la que, aunque no soy capaz de mantenerme interesado quince minutos en una clase de matemáticas, puedo perderme horas creando listas y planes. Desde hace nueve años, mi hyperfocus es mi fe. La profecía de mis amigos era que mi entusiasmo por la “religión” duraría poco, pero para su sorpresa, y la mía, esto fue permanente. ¡Gracias, Dios! Por esto, no puedo sacar de mi foco la importancia que tiene en mi vida la fe cristiana. Y, debido a mi condición de ADHD, no ha sido sencillo mi caminar espiritual. Aquí espero poder compartir ideas para hacer el viaje de fe más fácil y práctico para aquellas personas a las que, como a mí, la “religión tradicional” no les funciona, las ha dejado desorientadas, aburridas o con ganas de salir corriendo. (¡Somos muchos, amigos!)

 

  • Al ayudar a otros, me ayudo a mí mismo

    Es parte de mi forma diferente de aprender. Puedo saber algo, pero no lo aplico a mi vida. Soy capaz de cometer el mismo error en diez ocasiones, de manera consecutiva, con consecuencias negativas cada una de las veces, y sabiendo de ante mano por qué NO lo debía hacer. No aprendo de mis errores. Pero en el momento en que ofrezco un consejo o comparto una idea, mi misteriosa mente retiene por fin la información y soy menos propenso a cometer el error. (Dije menos. Solo menos.) Busco compartir técnicas prácticas para personas como yo, que quieran crecer, aprender o sanar, ya sea mental, emocional o espiritualmente.

 

Debido a estos efectos, surgió Sanando con creatividad. Es una página para juntos crecer y sanar, por medio del arte, la creatividad y la fe.

Y lograr esto no es cualquier cosa para un sobreviviente de ADHD.

Es una completamente imperfecta victoria.

Trackbacks

  1. […] En cualquier momento del día, ya sea antes de dormir, mientras miro una película, o al tratar de escribir, es normal que un pensamiento intruso de preocupación me invada y me robe la paz. (Y no es solo porque tengo ADHD.) […]

  2. […] de memoria a corto plazo. Yo tengo problema de memoria a corto, largo, mediano y extra largo plazo. No me es fácil recordar las cosas y me distraigo con facilidad. Por eso disfruto tanto las aventuras de Dory. Sin embargo, jamás pensé que recibiría una […]

Speak Your Mind

*