5 pasajes bíblicos para combatir el estrés

¿Estás pasando por momentos de estrés o ansiedad? Hoy quiero compartir contigo cinco pasajes bíblicos que me ayudaron a mí, y te ayudarán a ti, a calmar el estrés.

Photo Credit: FreeImages.com / Sarah Williams

Photo Credit: FreeImages.com / Sarah Williams

Enfrenté mucho estrés esta semana. Cuando digo mucho, me refiero al tipo de estrés que hace que pienses que tu cuerpo y mente no lo van a resistir. Debido a esto, recurrí a mi Flotador, aquello que me mantiene a flote: leer la Biblia.

5 pasajes bíblicos para vencer el estrés

1) “Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo.”
Salmo 55:22 (RV60)

No puedes simplemente tratar de olvidar tus cargas. No puedes lanzarlas al espacio a ver si se alejan. Regresarán a ti como un boomerang. Sin embargo, sí puedes depositarlas  sobre tu Dios. Entregar tus cargas al Señor no significa que se te olviden o que no pienses más en ellas. Significa que aun si el problema sigue allí, y aun si no sabes la solución, has decidido confiar en el que sí sabe cómo resolverlo. Has delegado la responsabilidad al que tiene cuidado de ti y, si vinieran a tu mente los problemas otra vez, puedes recordar que no durarán para siempre. Dios no dejará para siempre caído al justo. (Lee esta publicación para aprender una representación visual y práctica de dejar tus cargas a Dios.)

2) “Tú has visto mi sufrimiento, has recogido mis lágrimas. ¿Acaso no tienes todo eso registrado en tu libro?” Salmo 56:8 (PDT)

Dios lo sabe.  Dios conoce cada una de mis angustias y problemas. Cuando siento que no puedo orar, que no soy capaz expresar mis emociones en medio del caos emocional ocasionado por el estrés, puedo recordar que Dios me ve, y ya sabe que necesito ayuda. No tenemos un Dios lejano que se desentiende de nuestro sufrimiento. Aún antes de que le hayas dicho nada, él ya lo sabe. Y tiene el control.

3) Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. Mateo 6:31-33 (NTV)

La vida es más que la preocupación que estemos enfrentando. Es más que el trabajo, que la necesidad, que la enfermedad. Para tener una vida abundante, debemos buscar a Dios primero. No es fácil, pero es cuestión de cambiar nuestros pensamientos. En lugar de concentrarnos en el problema o la ansiedad, se trata de concentrarnos en Dios, su voluntad y en llevar una vida justa. Él se encarga de lo demás. ¿No depositamos ya todo sobre sus hombros unos versos atrás?

4) “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NVI)

No todas las noches puedo dormir. A veces, el trabajo es mucho. No descanso lo suficiente… físicamente. ¡Qué bueno es saber que tenemos otro descanso disponible! Incluso cuando nuestra noche no haya sido la mejor, Dios nos ofrece un descanso espiritual que es capaz de refrescarnos física y emocionalmente. Tal vez no te evite las ojeras, pero podrás recibir paz y nuevas fuerzas. Literalmente.  Leer la Palabra de nuestro Dios puede ser  tan energizante (o más) que una buena taza de café. Es como tener una siesta y levantarse renovado. ¡Inténtalo!

5) “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (DHH)

La estrategia perfecta para vencer el estrés es transformar las preocupaciones en oraciones. En vez de preocuparte, ora. ¡O al menos preocúpate mientras oras! Si de todas maneras ya estás pensando en todo aquello que te causa estrés, ¿qué tal si le das un giro y en lugar de hablar contigo mismo hablas con Dios? (Esta otra publicación ofrece ejemplos prácticos para lograr esta estrategia.)

 

Espero que estos pasajes bíblicos te puedan ayudar a enfrentar el estrés. A mí me han ayudado a sobrevivir y a recuperar algo de mi paz. Te recomiendo que los leas en voz alta y con frecuencia. No pierdes nada con intentarlo, y los resultados podrían sorprenderte.

¿Qué te ayuda a TI a manejar las situaciones de estrés?

Déjanos saber en los comentarios o en Facebook.

Comments

  1. Me encanta!! Muy útil en estos tiempos que vivimos.

Trackbacks

  1. […] nuestras vidas parecen muy aceleradas, cuando el estrés nos quiere agobiar, cuando las emociones quieren salirse de control, necesitamos […]

Speak Your Mind

*