Lo que necesitas para ser feliz…

Photo credit: Moyan_Brenn via Foter.com / CC BY

Photo credit: Moyan_Brenn via Foter.com / CC BY

La mayor mentira que nos hemos creído es esta:

“Lo único que necesito es _____ y entonces seré feliz.”

Completamos el espacio en blanco con lo que pensamos que nos hace falta para encontrar la verdadera felicidad.

Una relación romántica.

Un mejor empleo.

Más dinero.

Vivir en otro lugar.

Cada uno de nosotros tiene “eso”, lo que sería capaz de mágicamente resolver nuestras vidas, haciendo que nunca más nos quejáramos y que anduviéramos con sonrisas en los labios por el resto de nuestros días.

Pero ya te dije, es mentira.

Si no puedes ser feliz en tu exacta circunstancia actual, no hay nada que puedas adquirir que te haga feliz. Descubrirás que ni la relación, ni el dinero, ni el empleo, ni la casa te harán sentir mejor de forma permanente. Te sentirás feliz por un tiempo –unas horas, unos días, unas semanas, unos meses- y luego todo volverá a comenzar. Habrá algo más que desearás, y ahora sí, estarás seguro que “ESO” sí te hará feliz.

Y será otra mentira.

Es un círculo vicioso.

La verdadera felicidad no está en el dinero, ni las posesiones, ni las personas.

El secreto de la felicidad está en aprender a conformarnos. Se trata de encontrar y agradecer cada una de las bendiciones que tenemos ahora, y hacer lo mejor posible con lo que tenemos ahora.

No es que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco” dijo el apóstol Pablo.

Ese es el secreto. Adaptarnos. Aprender a vivir y sonreír en cualquier situación.

¿Significa que no debemos soñar o aspirar a más?

De ninguna manera.

Apunta alto. Sueña en grande. Pero entiende que la felicidad está dentro de ti, no en algún punto en la distancia. Tú la llevarás contigo todo el camino hasta llegar a la meta. Y allí, habrá una nueva meta, y otra más, y otra más… Siempre habrá algo más que alcanzar.

Aprende a disfrutar y valorar cada parte del proceso.

Con mucho… o con poco.

Speak Your Mind

*