El mejor remedio para el estrés: Unas gafas

Si te está abrumando el estrés, el pesimismo o las preocupaciones, ha llegado el momento de que te pongas tus gafas mágicas.

FreeImages.com / Douglas Gomes

FreeImages.com / Douglas Gomes

Recuerdo bien un mensaje que compartí hace unos años en una iglesia. Fue mi favorito. Hablaba acerca de darnos cuenta de las cosas espirituales a nuestro alrededor, por encima de lo que naturalmente vemos. Como ilustración, llevé unas gafas para ver películas en tercera dimensión.

El mensaje se llamó Visión 3D.

Visión 3D

El concepto era que hay cosas que no podemos apreciar sin esas gafas. Si vamos al cine a ver una película en tercera dimensión y no usamos nuestras gafas, nos perderemos de mucho, no podremos apreciar bien lo que pasa, la experiencia no será completa. Del mismo modo, si no tenemos nuestra visión espiritual desarrollada, nos perderemos de mucho en nuestro paso por este planeta.

Hice que todos en la iglesia se pusieran unas gafas 3D y oramos juntos, con ellas puestas, representando el momento en que abríamos nuestros ojos para ver más allá. Al finalizar el mensaje, todos llevamos nuestras gafas. Yo las tuve conmigo por varios años más. Muchas veces, en el momento de desesperación, buscaba las gafas y me las ponía. A veces solo lo hacía para reírme un poco; otras, para recordarme que yo soy capaz de ver más allá y que, no importaba lo que vieran mis ojos humanos, siempre hay algo más.

Cómo las gafas vencen el estrés y la preocupación

Todos podemos tener nuestra propia versión de las gafas mágicas, unas gafas que nos pongamos y nos recuerden ver más allá. Podrían ser unas gafas color neón que tengan la magia que, al ponérmelas, solo pueda ver el mundo y mis situaciones de manera positiva. O podría utilizar unas gafas rosadas que me permitan ver y describir el futuro que siempre he soñado. Tal vez no tendrían que ser unas gafas. Los amuletos de la buena suerte que tantas personas utilizan, ¿no son una especie de gafas mágicas?

Siempre llevo conmigo una pequeña cuchilla, que me recuerda que tengo más fuerzas de lo que pienso, que soy un hombre valiente, que puedo enfrentar lo que sea que se avecine. Lo necesitaba; mi naturaleza no es de valiente. Estoy más bien… bastante cerca del extremo opuesto. De modo similar, podrías tener un maquillaje que, cuando lo uses, te dé ánimo y te transforme en una hermosa princesa. O una chaqueta que, cuando te la pones, ya no sientas más temor. ¿Qué tal los zapatos favoritos, que al ponértelos, tu día siempre sale bien?

La idea es poner algo de magia en nuestra vida diaria. La mente humana es poderosa. Te aseguro que el día que tengas esos zapatos, cuando des un tropezón y caigas, en vez de maldecir por el golpe, pensarás que el accidente no fue peor porque llevabas puestos esos zapatos, y que tu día, seguirá siendo genial.

Y si son unas gafas, póntelas, y asegúrate a ti mismo que al tenerlas puestas, verás solo lo positivo, y el estrés se tendrá que marchar.

 

Otros recursos para manejar el estrés:

  1. Tres cajas de cartón
  2. Usar un Flotador
  3. Manejar tu fuerza de voluntad
  4. Identificar a tu Enemigo

 

Si te ayudó esta publicación, no olvides compartirla en Facebook o Twitter usando los botones disponibles en el lado izquierdo o en la parte inferior de esta página.

Trackbacks

  1. […] la ansiedad, está bien, pero asegúrate de que estarás 30 minutos o más escribiendo. (Bono: Aquí hay una idea práctica y útil para trabajar con el estrés y las preocupaciones. Y aquí hay otra […]

Speak Your Mind

*