Las 3 lecciones espirituales que aprendí con Harry Potter

Todos enfrentamos momentos en que nos preguntamos: ¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? ¿Por qué no? Estas preguntas pueden llevarnos al desánimo y la desesperación. Enfrentando una situación así, yo recibí la ayuda inesperada de un niño mago: el gran Harry Potter.

FreeImages.com / Bo Hansen

FreeImages.com / Bo Hansen

Hace unos años, me encontraba sentado en el suelo de la librería Borders (en paz descanse), leyendo el último libro de Harry Potter. No tenía dinero para comprarlo, así que cada tarde, al salir de la universidad, iba a la tienda a leerlo. En ese entonces yo era un nuevo cristiano, estaba pasando por una situación difícil y tenía muchas preguntas:

¿Por qué, si amo a Dios, todavía estoy luchando en esta área de mi vida?

¿Cuál es el llamado que Dios tiene para mí?

¿Por qué no acaba de una vez y por todas con el sufrimiento en el mundo?

En realidad, no estaba en Borders buscando respuestas ni consuelo, estaba distrayéndome con Harry Potter, pero allí Dios me encontró.

Déjenme explicarles las tres lecciones espirituales que Dios me mostró mientras leía el libro de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

 

Harry Potter… ¿muere?

La escena que me conmovió ocurre luego de la muerte de Harry Potter. Harry “muere” para salvar a su gente, aun cuando muchos de ellos lo odian, pero luego regresa a la vida. (¿Verdad que solo con esa información hay material para predicar por tres semanas consecutivas?) Al morir, va al “cielo”, donde se encuentra con Dumbledore, un gran mago que fue su guía y mentor; una figura paternal.

Ese capítulo del libro de Harry Potter me enseño esto:

 

3 lecciones espirituales de Harry Potter:

 

  • En la tierra, no podremos entenderlo todo – Siempre habrá preguntas sin respuestas en este mundo. No podemos hacer nada al respecto. Harry no entendía las decisiones de su mentor ni el porqué de las cosas que estaba viviendo. Había sufrido tanto, y la razón estaba más allá de su entendimiento. Así nos pasa a nosotros. Vivimos llenos de tantas preguntas. Lo que me lleva al punto número dos…

 

  • Hay alguien que tiene todas las respuestas – Ese es nuestro consuelo. Podemos confiar en que hay Alguien que sabe todas las cosas. Dumbledore lo sabe todo. Bueno, en el libro era Dumbledore, pero en la vida real, es Dios. Dumbledore sabía muchas cosas, pero no podía darle toda la información a Harry. Había situaciones por las que el niño tenía que pasar solo confiando y teniendo fe. Del mismo modo, cuando nos desesperamos por algo que no comprendemos, debemos recordar que siempre hay un por qué y una respuesta, y la tiene Dios.

 

  • Un día, tendremos cara a cara a nuestro Dios, y todo tendrá sentido – Al llegar frente a Dumbledore, Harry pudo preguntar los porqués. Y todo tuvo sentido. Lo vivido había valido la pena. Sentado en el piso de Borders, entre tantas preguntas y dudas, yo me imaginé ese momento, en que me encontraría frente a mi Señor, y ya nunca más tendría que preguntar por qué. Lloré profundamente y di gracias a Dios.

 

Todas mis preguntas no tuvieron respuestas allí. Sin embargo, tuve paz. Era suficiente saber que, aunque en este mundo no podré entenderlo todo, hay un Dios que tiene todas las respuestas, que hace que todo obre para mi bien, y que un día estaremos juntos por la eternidad y cada duda será contestada.

Había entrado a esa librería sintiéndome desolado, pero salí de allí con mi fe renovada y lleno de esperanza. Dios había decidido hablarme usando lo que yo tenía a mi alcance: un libro de un niño mago, repleto de encantamientos, fantasmas y dragones.

Dios es fiel. Te encuentra donde estás y usa lo que tienes a la mano.

Es probable que en el día de hoy Dios use más la Biblia para hablarme, simplemente, porque la leo a menudo. En ese tiempo, no tanto. Así que llegó a mí en el momento que lo necesitaba y tal como lo necesitaba.

Y para aquellos lectores que no pueden entender cómo es posible que Dios usara un libro de Harry Potter para transmitir un mensaje, les digo:

Tranquilos. No se desesperen. Cuando tengan a Dios cara a cara, lo entenderán.

Se los prometo.

 

Para más historias como esta, lee este libro: Sanando con creatividad: Autoayuda, inspiración, fe y sanidad por medio de historias, películas y cuentos (Spanish Edition)

 

¿Por qué crees que Dios usa cosas tan diversas para hablarnos? ¿Has sido alguna vez impactado por algo que no era inherentemente cristiano? ¡Comparte tu historia!

Para seguir en  contacto, recuerda darnos like en Facebook en: Sanando con Creatividad.

Trackbacks

  1. […] hasta que ese mismo libro me dio inspiración. Recordé cómo, en momentos de desesperación, Dios utilizó un libro de ficción para confirmarme que tenía el control de todas las cosas. Lloré porque Dios ha tenido misericordia y gracia sin límites para conmigo, y tanta gente se […]

  2. […] dos cosas que parecen no relacionadas, o incluso opuestas. Por esto que he sido capaz de encontrar un mensaje de fe en Harry Potter, un mensaje de aliento en The Walking Dead, e inspiración divina en unos vómitos. Creatividad […]

  3. […] profunda e impactante lucha del bien contra el mal, pero en especial el último. De hecho, dediqué una publicación completa a explicar cómo este libro afectó mi relación con Dios… […]

  4. […] artísticas… algo extrañas. He escuchado a Justin Bieber en mi tiempo de oración, el libro de Harry Potter fortaleció mi fe, y la última película de James Bond me dio una perspectiva interesante acerca de los […]

Speak Your Mind

*