La persistencia rinde frutos: Historia real de amor (y risas)

228455_10152053261740321_1317301026_n

Hay gente que piensa que la persistencia siempre rinde frutos. Otros, dicen que no.

Déjame hacerte una historia al respecto.

?

Me enamoré de una chica cuando estábamos en nuestro último año escolar. Yo tenía 16 o 17 años.

Digamos que ella no sintió lo mismo por mí.

?

Yo era un muchacho cursi y tímido, así que le entregué una carta que para mí era una fantástica confesión de amor, a la que ella respondió con un “gracias” y simplemente la guardó.

?

Le regalé también un libro con una dedicatoria donde exteriorizaba mis más profundos sentimientos, y ella solo me dijo “gracias”.

?

En medio de la celebración del cumpleaños de una amiga, decidí ser más directo. Frente a una docena de personas, mirándola a los ojos, le dije que ella era la chica que me gustaba.

?

No me dijo gracias esta vez; sonrió con compasión y lástima, y me volteó la cara. Ni siquiera se dignó en dar una respuesta.

¡Trágame, tierra!

?

Pensé que no estaba logrando mucho, así que dejé de insistir… directamente.

Solo me gané su amistad. Nos hicimos los mejores amigos del mundo.

?

Así estuvimos por varios años. Cuatro o cinco años de “solo amistad”.

Recuerdo que, en una ocasión, hablaba por teléfono con ella mientras compraba una postal para el día de San Valentín. Le dije que estaba 100% seguro de que para el día de los enamorados, tendría una novia. Y sabía que sería ella.

?

Bueno, la parte de que sabía que era ella no la dije, pero debió deducirlo. Aunque solo rio.

?

Poco a poco la amistad creció. Ella pasaba las fechas importantes con mi familia. Todo mundo nos decía que terminaríamos juntos. Nosotros decíamos que éramos solo amigos.

Pero yo estaba seguro de que sucedería algo más.

?

Y así fue.

Luego de 5 años, algo pasó. No fue en un solo instante, pero en el proceso de todos esos años, algo sucedió en su interior, algo que había sucedido en el mío desde el primer momento.

Ella se enamoró de mí.

?

Claro, fue mi momento de hacerme el difícil. La venganza es dulce.

?

La dejé sufrir un poco, e incluso ella tuvo que tomar la iniciativa de darme el primer beso.

?

¡Oh, cuánto estuve esperando por eso!

?

Al día siguiente de ese beso, ella me visitó. Ya éramos oficialmente novios.

?

Así que no me digan que la persistencia (y un buen plan) no rinde frutos, porque les diré que es mentira.

Hoy día, esa chica a la que le entregué aquella carta cursi y que solo me devolvió una sonrisa, es mi esposa.

?

Es mi esposa hace 4 años, es la mujer de mi vida, y no imagino cómo serían las cosas si hubiera decidido rendirme, si al primer rechazo hubiera dicho “sigo con la próxima”, si me hubiera cansado en medio de esos años de espera.

Doy gracias a Dios porque no me cansé. Doy gracias a Dios que tuve paciencia.

Hoy tengo a una mujer maravillosa a mi lado.

?

Y puedo decir: ¡la sudé, la luché y me la gané!

Gracias a mi persistencia (y a mi encantadora personalidad).

?


 

Lección para sanar:

¡No te rindas! Una respuesta negativa o un obstáculo puede ser el peldaño que necesitas subir para llegar al éxito. Si lo que quieres realmente vale la pena, pon todo tu esfuerzo en tu meta. La persistencia rinde frutos.

Acción para sanar:

¡Aún estás a tiempo! Si hay una meta que abandonaste (o piensas abandonar) porque parece difícil, ¡regresa al camino! ¡Inténtalo una vez más! Cambia de estrategia, eso sí puedes hacerlo, pero no de meta.

Comments

  1. Heysha hernandez says:

    Wow,que bonita historia de verdad.Wow,fue como tu primer amor (y me imagino que no habia nadie mas,supongo)y luchar y luchar hasta que al fin se lograra ese sueño,es de verdad una historia muy linda,casi nadie ya cuenta que se enamora y lucha hasta el fin,ahora la mayoria estan como locos por ahi,que triste es eso,yo,en mi caso,no tuve suerte,me enamore,pero por lo que me di cuenta mucho tiempo despues fue que el no me queria en realidad,solo parece que me uso para darle algo de celos a la chica que el queria y yo ,tan ciega,no me di cuenta,de momento desaparecio y nisiquiera me dijo adios o solo seamos amigos…solo se que se quedo con ella y esta bien,no le deseo mal,solo que sea feliz, pero lo unico que me duele fue que no me dijo ni una palabra mas,como si yo nunca hubiera existido…Hay,perdona que te escriba esta historia,pense que era un buen lugar para desahogarme,por que usted siempre escribe cosas que animan a uno y yo se lo agradezco mucho,de corazón,le pido a Dios que le ayude a que este blog prospere mucho y ayude a muchas personas a sentirse mejor,Gracias!!!!

    • Asi Te conocemos, persistente y luchador. Gracias por compartir con el mundo su historia de amor. Tienes una maravillosa esposa, descente e inteligente. Tal para cual!!!! Se complementan! Una abrazo y Bendiones en su matrimonio.
      A seguir luchando intensamente Por los suenos!!

Speak Your Mind

*