Lady Gaga me hizo ser un mejor cristiano

Hoy, tengo una confesión que hacer: Lady Gaga ministró e impactó mi vida. Lady Gaga me hizo un mejor cristiano y un mejor ser humano.

Photo Credit: FreeImages.com / Bas Van Den Eijkhof

Photo Credit: FreeImages.com / Bas Van Den Eijkhof

Escuché por primera vez la canción de Lady Gaga “Til It Happens To You” en los premios Oscar 2016. La realidad es que no estoy muy al tanto de la música popular, y fue la primera canción completa que escuché de esta artista. Agradezco mucho a Dios la oportunidad  de haberla escuchado y haber visto la impactante y emocional presentación.

“Til It Happens To You” es la canción de una sobreviviente de abuso sexual.

Es una canción que explica, reclama y asegura que no puedes entender cómo se siente una víctima de violación, a menos que te pase a ti. Nos cuenta que es fácil decir “estarás mejor”, “sé fuerte”, “levántate”, cuando no eres tú la víctima.

Una de las líneas de la canción dice algo similar a:

Hasta que no estés en mis zapatos, no quiero escuchar nada de ti, porque tú, no sabes.

Y es la realidad. Yo no sé. Tú no sabes lo que es. Hasta que te pasa a ti. No podemos comprenderlo, a menos que lo hayamos vivido.

La canción me cambió.

El impacto que tuvo la canción fue enorme. Pude entender que, para saber lo que se siente, hay que vivirlo.

Como buenos ciudadanos, como cristianos, como amigos, cuando alguien está en dolor, queremos que se sienta bien. Le decimos que entendemos cómo se siente.

Es mentira.

Si no han abusado de ti, no sabes cómo la  mezcla de emociones amenaza con derribarte.

Si no has tenido cáncer, no sabes cómo se siente un diagnóstico.

Si no has tenido una adicción, no sabes con la desesperación que se trata de salir, pero lo difícil que es.

Si no has perdido a tu hijo, no sabes qué se siente ver morir a alguien que salió de ti.

Si no has sido víctima de discrimen, no sabes cómo se siente que te ataquen por tu apariencia física, por tus opiniones, por tu color de piel.

Si no te han sido infiel, no sabes qué se siente que alguien que amabas traicione tu confianza.

Si no has sido víctima de violencia doméstica, no sabes lo que es el terror de no poder salir de ese ciclo.

Si alguien que amas no se ha suicidado, no puedes comenzar a comprender lo que se siente cuando te dicen continuamente que esa persona que amabas fue cobarde.

No, no sabes. Yo no sé. No sabemos. No finjamos que sí, intentando dar nuestras opiniones cuando no entendemos. No minimicemos su dolor. No hagamos comparaciones, diciendo “yo sobreviví tal cosa”, a menos que esa “cosa” sea exactamente la misma.

Entonces, ¿qué hacemos?

¿Qué hacemos cuando alguien está viviendo un momento de dolor que yo no he experimentado, que no puedo comprender?

Podemos estar presentes. Podemos llorar con ellos. Podemos abrazarles. Podemos escuchar su historia. Podemos darles el tiempo que necesiten para sanar, no el que yo creo que  es el correcto. Podemos decirles:

No puedo entender por lo que estás pasando, no lo puedo imaginar, pero estoy aquí.

Y estemos allí.

Ayudemos. Haz algo por él o por ella. Cocínale. Dale un regalo. Ofrécete a cuidar sus hijos. Haz lo que sea, pero por favor, no le digas que lo entiendes, porque no es así. No le digas que es hora ya de levantarse y dejar de llorar, porque no lo sabes. Él o ella sabrá cuando haya llegado la sanidad.

Y en lo que llega la sanidad, esperemos. Guardémonos nuestras palabras sabias de un tema que no conocemos.

Yo aprendí mi lección con la canción de Lady Gaga.

Me hizo un mejor cristiano, un mejor ser humano.

De ahora en adelante, en lugar de intentar aconsejar, reprender y arreglar, voy a intentar aprender a escuchar, estar, abrazar y amar…

til it happens to me.

 

Esta publicación forma parte del libro Sanando con creatividad: Autoayuda, inspiración, fe y sanidad por medio de historias, películas y cuentos (Spanish Edition), disponible en Amazon.

Puedes conseguir la canción Til It Happens To You haciendo clic en el siguiente enlace: Til It Happens To You

Trackbacks

  1. […] Déjalo llorar. Déjala llorar. Dale ese regalo. […]

Speak Your Mind

*