Lecciones: De esto se trata la vida

FreeImages.com / Arkadiusz Szymczak

Cada día, cada instante. Cada evento, cada momento. Cada derrota, cada triunfo. Cada lágrima, cada sonrisa.

Todo lo que vivimos, lo que sentimos, lo que experimentamos, esconde valiosas lecciones.

Dios nos sacude, nos mueve, nos reta, nos desafía, con tal de que descubramos y aprendamos esas lecciones.

No hay persona que conozcamos, ni relación que mantengamos, ni tormenta que sobrevivamos, que no nos enseñe una lección. Puede ser dolorosa, o llena de júbilo y excitación, pero sigue siendo una lección.

La vida se trata de lecciones.

FreeImages.com / Debra Howell

Cada evento que enfrentamos, bueno o malo, tiene el propósito de enseñarnos algo. No existen las casualidades. Sin embargo, lo curioso es que, en ocasiones, no podemos entender que la vida quiere darnos una lección hasta después que salimos del evento. Durante el proceso, no podemos mirar más allá. Nos abruma la situación actual.

Oh, pero si miráramos con más atención, si observáramos profundamente, si no solo pensáramos en obtener placer y evitar dolor… Si lo hiciéramos, podríamos recibir la lección.

Lecciones…

FreeImages. com / Ekaterina Boym-Medler

Fue con una mal experiencia en una iglesia que aprendí la bendición que trae el permitirte una segunda oportunidad en la vida.

Fue con un aterrador diagnóstico que aprendí a creer en los milagros.

Fue con una enfermedad que no se fue que aprendí que Dios es suficiente.

Fue con una canción pop en un espectáculo de premios que aprendí a ser un mejor ser humano; a juzgar y opinar menos; a abrazar y amar más.

Fue con una traición y un ataque inesperado que comprendí el valor de mi familia, y cuánto me amaban.

Fue mientras miraba una película de James Bond que decidí que necesitaba mentores en mi vida.

Fueron un par de cervezas las que me enseñaron a ser quien soy en todo momento, sin aparentar.

Fue una muerte trágica la que me enseñó a ser mejor escritor.

Lecciones. La vida se trata de lecciones.

FreeImages.com / Niels Rameckers

Tuve que aprender primero a abrir mis ojos, a ver mejor, para poder apreciar la hermosa historia que Dios estaba escribiendo en mí. En medio de decepciones, enfermedades, diagnósticos, canciones, traiciones, muertes y películas, Dios estaba escribiendo una historia de amor y redención. Dios estaba susurrando que él es capaz de tomar las cenizas de una relación rota, lo restos de un corazón hecho pedazos, los recuerdos de un gran dolor, la melodía de una bella canción, mezclarlo todo, y levantar de allí una hermosa y poderosa historia… Si nos apoderamos de cada una de las lecciones… Si las atesoramos en el corazón…

Te invitó a que mires más allá.

En la prueba o en la bendición, en salud o en enfermedad, mientras trabajas o mientras descansas, pregúntate:

¿Qué lección está revelando este evento, este momento? ¿Cómo se relaciones con mi historia? ¿Qué necesito aprender aquí?

Cuando haces esas preguntas, tu perspectiva cambia.

Los eventos trágicos seguirán siendo malos, los eventos de gozo seguirán provocando alegría, pero ganarás algo más. No importa la circunstancia que enfrentes, saldrás de ella con algo de valor, algo que nada ni nadie te podrá quitar.

Una lección.

La vida se trata de lecciones.

FreeImages.com / Simon Wong

¿Aprendemos de ellas o las ignoramos?

¿Las olvidamos o las atesoramos?

Esa es tu decisión hoy. Yo ya he tomado la mía.

Y estoy agradecido, profundamente, por cada lección.

El libro Sanando con creatividad contiene una colección de escritos con lecciones que te ayudarán a sanar , te inspirarán y fortalecerán tu fe. Está disponible en Amazon.com. Haz clic en la siguiente imagen para adquirirlo o  para más información:

Sanando con creatividad: Autoayuda, inspiración, fe y sanidad por medio de historias, películas y cuentos (Spanish Edition)

Speak Your Mind

*