Hay que aprender a ser como los Muppets

Momento de confesiones incómodas: Soy fan de los Muppets. Una de mis películas favoritas de todos los tiempos es The Muppets (2011). En mi niñez, mi programa favorito era Muppets Babies. Y en la actualidad, soy fan del nuevo show de ABC The Muppets, una nueva versión de la tradicional teleserie, pero enfocada hacia una audiencia adulta.

Me gustan los Muppets. Estos divertidos personajes nos hacen reír, nos invitan a soñar… y nos dan valiosas lecciones de vida.

Credit: es.vecteezy.com/ Momentbloom

Credit: es.vecteezy.com/ Momentbloom

Ahora, la confesión más profunda: quiero ser como los Muppets.  Hay ciertas características en los distintos personajes que  creo que todos nosotros deberíamos emular.

Yo quiero ser…

…Seguro de mí mismo, como Miss Piggy

La cerdita del show, la señorita Piggy, es un personaje interesante y controversial. Aunque en ocasiones (muchas) cae en el egocentrismo y la vanidad, no se puede decir que este personaje tenga problemas de autoestima. Miss Piggy cree en ella. Está convencida de que es bella, fabulosa, famosa, y que merece lo mejor. Nosotros, muchas veces, dejamos que nuestra autoconfianza mengue. Nos sentimos inseguros de nuestras capacidades, o de nuestro físico, o de nuestras decisiones. Deberíamos aprender un poquito de seguridad con Piggy. Deberíamos reconocer que somos bellos, porque fuimos creados a imagen de Dios; fabulosos porque, aunque no lo parezca, hemos logrado más y llegado más lejos de lo que muchos jamás pensaron que haríamos; y famosos donde tenemos que serlo: en el cielo. Y aunque no merecemos lo mejor, tenemos un Dios que por gracia nos lo da.

…Arriesgado, como Gonzo

El Gran Gonzo no le tiene miedo a nada. El pequeño ser azul y narizón es conocido por participar de los retos más peligrosos (y absurdos) de la televisión, como volar entre edificios usando cañones. Gonzo vive al máximo, y no tiene miedo de experimentar lo nuevo. Yo quiero aprender a vivir mi vida así. Quiero ver cada situación que se me presente como un reto a superar, no una barrera para detenerme. Quiero que los problemas y circunstancias difíciles me animen a caminar más rápido, a pisar más fuerte, no a retroceder. Quiero vivir como Gonzo y que, cuando mi vida esté llegando a su fin, pueda decir que disfruté y me arriesgué hasta el último momento.

…Perseverante, como Fozzie

¡Waka, waka, waka! El oso Fozzie, definitivamente, no es chistoso. Al menos, no en el sentido que él desearía serlo. Fozzie es un comediante con un repertorio de chistes flojos, y eso es justamente lo que lo hace divertido. El pobre oso siempre termina siendo víctima de tomatazos y burlas. Lo interesante de esto es que, luego de tantos años enfrentado a una audiencia que no valora su… um… “talento”, Fozzie no se rinde. Él ha decidido que es un comediante, y no dejará que la opinión de los demás le diga lo contrario. Fozzie es un modelo de perseverancia, aun en medio de las circunstancias más difíciles. Él ama ser un comediante, lo disfruta y se prepara (aunque no lo parezca), así que él es feliz. Si los demás no lo aprecian, mal por ellos. Si nosotros tuviéramos una pizca de la perseverancia, fuerza de voluntad y resistencia a la crítica de Fozzie, seríamos imparables. Nos preocuparíamos menos por las opiniones de los demás, y no dejaríamos que nada nos desanimara ni desenfocara.

…Un buen amigo, como los Muppets

En mi opinión, Los Muppets son una historia, sobre todo, de amistad y amor. Ellos están siempre juntos, dispuestos a dar todo por quienes aman. Se divierten juntos, se quejan juntos, enfrentan al mundo juntos y sueñan juntos. No puedo decir que soy tan buen amigo como la rana René, pero anhelo serlo. Donde quiera que estuvieran los Muppets, era un lugar seguro y lleno de amor, donde todos se sentían bienvenidos.

Yo quiero lograr ser ese lugar seguro.

Y creo que tú también deberías buscar serlo. Todos tenemos el potencial para ser el amigo o la amiga que alguien soñó.

Te invito hoy a ser como los Muppets. Dirán que es infantil, pero no es así.

O tal vez sí…  Y eso también busco emular en ellos. Quiero que en mí siempre esté vivo y presente el niño interior. Después de todo, de los niños es el reino de los cielos, ¿no?

Speak Your Mind

*