Star Wars reveló el gran problema de la humanidad

Mientras muchas personas se entretienen viendo la nueva película de Star Wars, otras tantas se divierten cometiendo el peor acto que podrían realizar en contra de un fan: contarle el final a quien no lo ha visto.

FreeImages.com / Aksoy

FreeImages.com / Aksoy

Nota: Si acaso no la han visto todavía,  están seguros conmigo. No les contaré el final… Aún yo no la he visto.

Seré honesto:

Me molesta sobremanera cuando alguien cuenta el final de una película o un libro.  Me parece de muy mal gusto y una falta de empatía.

La semana pasada, escribí acerca de cómo la humanidad me sorprendió agradablemente con unos inesperados actos de amor. Siento tener que escribir ahora de la decepción que he sentido luego de que salió Star Wars.

No estoy  molesto con aquellos que, accidentalmente, en medio de la emoción, te dicen lo que pasó en la película. Incluso, puedo tolerar a aquellos fanáticos que, haciendo bromas, le estropean la película a sus amigos. Sin embargo, hay unas personas que no puedo comprender. Son aquellas que no son fanáticas de Star Wars, no la ven ni la verán, y como a ellas no les importa, no pueden entender que a otros les importe, así que se divierten posteando memes y spoilers en las redes sociales de algo que ni siquiera han visto.

Parece algo sin relevancia, pero no lo es.

Esa es la enfermedad del egoísmo y el egocentrismo que está matando a la humanidad. Lo importante es lo que yo creo que es importante, lo bello es lo que yo creo que es bello, lo justo es lo que yo creo es justo. Si algo no es relevante para mí, lo desecho y me burlo de las personas a quienes les importa.

Escuchamos esos comentarios en nuestro día a día. Yo he caído muchas veces en esa trampa.

  • Si no me importan los animales, a nadie le deben importar: “Es un animal. No es una persona. ¿Por qué te importa tanto?”

 

  • Si no me importa un programa de televisión, a nadie le debe importar: “Fue solo un concurso de belleza. ¿A quién le importa quién tenga la corona?”

 

  • Si no celebro las tradiciones, que no las celebre nadie: “Celebrar el día de la Amistad / Navidad / Día de Madres es algo tonto, hipócrita y comercial. Todos los días son de la Amistad / Navidad / Madres.”

 

Y así vivimos. Le resto importancia a lo que mi semejante piensa, simplemente porque yo no pienso igual.

No puede ser así.

Yo soy un fan de Star Trek, pero si para mi amigo es importante Star Wars, lo correcto es respetarlo, no intentar menospreciar su interés, y mucho menos destruir su experiencia. No tiene que gustarme, pero no tengo que arruinar su momento.

Se trata de ponernos en el lugar de la otra persona.

Si no te interesa Star Wars, no la veas.

Pero por favor, te suplico, ten un poco de empatía con aquel que sí la quiere ver y aún no ha podido verla.

 

#MásEmpatíaMenosSpoilers

Sigue la conversación en Twitter y Facebook.

Speak Your Mind

*