Vive mejor: Aprecia los pequeños momentos

“¡Guapo!” Al escuchar el llamado, sentí que se me helaba la sangre. Estaba sacando la basura cuando escuché el grito tan claro. “¡Guapo!” me llamaba la voz. Obviamente, no podía ser nadie más. Era mi esposa, la única que me llama así. Pero… ella estaba durmiendo. Mi mente comenzó a correr a toda velocidad. Los […]