En momentos de dificultad: Usa un Flotador

Todos pasamos por momentos de dificultad. Podría ser una mala noticia, un fracaso, un recuerdo dañino, exceso de trabajo, una pérdida, el temor a lo desconocido… Nos ahogamos en la emoción del momento. Podemos sentir como que nos hundimos. Surgen las preguntas, las dudas, y cada una nos lleva un poco más profundo en ese gran mar, que aunque solo existe en nuestra mente, es terriblemente peligroso.

Nos hundimos. Necesitamos respirar. Necesitamos salir a la superficie, aunque sea solo por unos segundos. Necesitamos un Flotador.

FreeImages.com

FreeImages.com

Me encontré en una encrucijada recientemente. Había llegado el día establecido para comenzar mi página web. ¿Estaba supuesto a escribir mi primera publicación o debía diseñar el logo? ¿Debía escribir una novela o crear una cuenta de twitter? Hay un libro que empecé acerca del tema… ¿Debería terminar de leerlo ahora?

En solo unos minutos, mi mente corría desbocada. Miraba mi escritorio, lleno de index cards, todas con diferentes tareas que realizar, pero no me sentía listo. Abrumado, había entrado en pánico.

Era hora de recurrir a mi Flotador.

 

¿Qué es el Flotador?

El Flotador es eso que te saca a la superficie para que puedas respirar aunque sea una bocanada de aire, antes de seguir enfrentando al bravo mar. Es tu estabilizador, lo que te recuerda que no es el fin del mundo, que puedes hacer más de lo que crees y que, aunque no lo veas ahora, todo estará bien. Te trae un poco de valor ante el miedo, algo de paz ante la preocupación, un poco de alegría en medio de la tristeza, orden entre tanto caos. Tal vez ese Flotador no te lleve a tierra firme, no destruya completamente la emoción negativa, pero al menos te mantendrá a flote en lo que la marea baja.

Un Fotador es aquello que, cuando llega la crisis, te recuerda que todo estará bien. Click To Tweet

 

¿Cuál es tu Flotador?

Tu Flotador puede ser:

  • Una persona – Alguien que siempre te alienta con sus palabras, que te hace sentir mejor. Sabes que, cuando recurres a ella, ya sea con una llamada, un correo o una visita, te da ese empujón para seguir adelante.

 

  • Un personaje – No me refiero a alguien de ficción, sino a un personaje famoso. Esta persona, aunque no te conoce, con sus videos, libros, música o mensajes, te logra animar. Puede ser un predicador, un cantante, un comediante, o cualquier persona que, con su arte, te ayude a recordar que sobrevivirás.

 

  • Un libro – No uno nuevo, sino un libro que ya hayas leído, pero que sabes que puedes regresar él para un buen sacudión que te haga entrar en razón.

 

  • Una película – Es aquella película que, al verla, tienes garantizadas un par de lágrimas (o carcajadas) que te harán sentir mejor.

 

  • Una disciplina espiritual – Orar, meditar, leer la Biblia… Cualquier disciplina que te centre y te calme. Mi Flotador específico es leer la Biblia en alta voz. Todo desaparece a mi alrededor cuando lo hago, y puedo centrarme y encontrar la paz. Siento que el aire va entrando una vez más a mis pulmones. Es automático.

 

  • Un lugar – La playa, el campo, tu cama, tu estudio… ¿En qué lugar te sientes seguro, en paz, o inspirado? Ese lugar puede ser tu Flotador en momentos de estrés y confusión.

 

  • Un pensamiento – Es un recuerdo, una imagen o un sueño que, al traerlo a tu mente, recibes la energía necesaria. Puede ser pensar en tus hijos, en tu trabajo ideal, un enunciado afirmativo; lo que sea que te mantenga a flote.

 

  • Un objeto o un alimento – Hay personas que ni siquiera necesitan abrir la Biblia para sentirse mejor. Solo con tenerla a su lado, reciben fuerzas, por los recuerdos que les trae. Podría funcionar de manera similar una foto, o cualquier recordatorio físico de tiempos mejores. Un alimento o bebida también podría ser efectivo. Una barra de chocolate oscuro hace maravillas para mejorar tu estado de ánimo, y una taza de café puede potenciar tu creatividad.

 

  • Una acción – Puedes elegir hacer algo: correr, cantar, levantar pesas, respirar profundo, danzar… Solo tú puedes identificar qué te funciona. No hay respuestas genéricas.

 

Todos tenemos un Flotador. Si no lo has encontrado, prueba algunos diferentes. Es cuestión de trato y error. Prepárate con anticipación para tenerlo a la mano, y la próxima vez que una emoción negativa te invada, busca tu Flotador. Mantenlo contigo mientras dura el proceso difícil.

Ahora te pregunto, ¿cuál es tu Flotador? ¿Qué es lo que siempre funciona? ¿Has descubierto qué es eso capaz de mantenerte a flote o sacarte de tus circunstancias? Recuerda compartir tus respuesta en el área de comentarios en esta página. También puedes responder en Facebook. Para leer acerca de otras técnicas para manejar el estrés y las dificultades, puedes hacer clic aquí.

 

Trackbacks

  1. […] Nosotros también necesitamos mentores en nuestra vida diaria. Son aquellas personas que nos guían, nos ofrecen consejos (o advertencias); quienes nos impulsan a seguir adelante o nos ayudan a salir de situaciones difíciles. […]

  2. […] al tipo de estrés que hace que pienses que tu cuerpo y mente no lo van a resistir. Debido a esto, recurrí a mi Flotador, aquello que me mantiene a flote: leer la […]

  3. […] a tu fortaleza – También llamo a esa fortaleza el Flotador, lo que hace que en momentos turbulentos puedas mantenerte a flote. Podría ser la meditación, el ejercicio físico, la oración o la lectura. Identifica algo que te […]

  4. […] que hayas comprobado que te devuelven la paz (tus Flotadores) –Estos son los objetos que te ayudan a recuperar la tranquilidad y cordura. Como ejemplo, en mi […]

Speak Your Mind

*